Culpable De Nada: Mi Lucha Contra La Mentira

Necesitamos tu ayuda. Mi hermano enfrenta una injusticia, y estamos recaudando fondos para su defensa legal. Cada donación cuenta. ¿Puedes contribuir? 

Tabla de Contenido
En ocasiones, uno debe permanecer en las sombras, ya que nos vemos obligados a hacerlo.
En ocasiones, uno debe permanecer en las sombras, ya que nos vemos obligados a hacerlo.

El dilema al que me enfrento ha despertado la curiosidad de muchos: ¿Por qué no acepto mi culpabilidad para obtener una sentencia reducida y escapar de la cárcel? Al parecer, esta estrategia podría brindarme la oportunidad de eludir problemas y alejarme de aquellos que me amenazan, al menos según la perspectiva de quienes me aconsejan considerarlo. Sin embargo, lo que parece una solución simple está lejos de serlo y merece una explicación más detallada.

La razón principal de mi negativa radica en el hecho de que las acusaciones en mi contra son injustas. Se me imputa un delito que no cometí. Esta afirmación se complica aún más por el hecho de que, en el momento en que supuestamente tuvo lugar dicho delito, me encontraba lidiando con una incapacidad que me dejó postrado y sin capacidad para llevar a cabo acciones físicas. Mi condición era tan precaria que incluso las tareas más básicas, como ir al baño o bañarme, se convirtieron en un reto insuperable y de las cuales necesitaba ayuda. Aunque hice todo lo posible por informar al juez sobre mi situación y mi incapacidad para moverme, y en esmerarme en demostrar que las acusaciones que me asian no era otra cosas que una fabricación de un delito orquestada por mis victimarios pero aun asi decidio que fuese encarcelado de manera injusta.

No debemos ceder ante el chantaje y la manipulación; es importante mantenernos fieles a nosotros mismos.
No debemos ceder ante el chantaje y la manipulación; es importante mantenernos fieles a nosotros mismos.

La ironía de la situación se profundiza aún más, ya que la presunta víctima -quien alega haber sufrido daños- también está bajo investigación en otro caso relacionado con actividades delictivas en mi contra. Estos hechos, que también fueron puestos en conocimiento de las autoridades en su momento, plantean un interrogante crucial: ¿cómo podría haber cometido el delito si en ese momento mi estado de salud no me permitía llevar a cabo ninguna acción física?

La situación se agrava por la falta de habilidad de las autoridades para discernir adecuadamente entre una acusación legítima y una falsa. Se supone que estas entidades deben proteger a los inocentes y a las víctimas, pero al parecer carecen de la competencia necesaria para diferenciar lo que constituye un delito real y lo que es una acusación fabricada. Esto se convierte en un elemento crítico, ya que si mi salud hubiera estado en buenas condiciones en el momento de la supuesta comisión del delito, las posibilidades de que las autoridades creyeran en mi inocencia serían aun mas complejas. Estamos ante un sistema que, lamentablemente, no logra cumplir con su deber fundamental de garantizar la justicia.

El dilema se complica aún más al considerar la posibilidad de que, si accediera a declararme culpable y eventualmente obtuviera mi libertad, esta situación abriera la puerta a un patrón recurrente de acusaciones falsas en mi contra. Hasta la fecha, ya he sido falsamente acusado de cometer cuatro delitos. Esta constante acusación injusta plantea una inquietante pregunta: ¿podrían inventar aún más acusaciones sin mi conocimiento o en la actualidad tengo mas acusaciones falsas que no cometí de las que no conozco? La inacción de las autoridades para detener estos comportamientos perjudiciales refuerza la noción de que mi situación podría agravarse si acepte la culpabilidad ya que puedo salir libre y ser arrestado nuevamente por otro delito que no pude haber cometido y que desconozco en la actualidad con el fin de seguir chantajeándome.

A veces, el sistema no falla, sino que quienes lo integran no actúan según sus demandas.
A veces, el sistema no falla, sino que quienes lo integran no actúan según sus demandas.

Las autoridades han permitido que aquellos que me agreden utilicen la ley para fabricar cargos sin fundamentos en mi contra. La falta de acción por parte de las autoridades para frenar estas conductas ilustra su falta de capacidad para cumplir adecuadamente con su deber. Además, no estoy dispuesto a considerar un acuerdo con individuos que han demostrado ser malintencionados al robar mis pertenencias y causar daño en repetidas ocasiones. A pesar de que ya podrían haber enfrentado cargos legítimos que justificarían un alto a su acoso, persisten en su comportamiento amenazante.

La gravedad de la situación se refleja en un acto extremo: ya que anteriormente a la situación que hoy me aqueja ya han sido capaces de secuestrarme con la intención de presionarme para que retirara mis acusaciones en su contra. Este evento dramático refuerza aún más la falsedad de las acusaciones en mi contra y la lentitud de la justicia y lo que parece ser la corrupción del sistema de justicia lo que hace que mis victimarios estén libres y yo en prisión por un delito que no cometí.

se me han atribuido cuatro delitos falsos, y surge la pregunta: ¿debería aceptar mi culpabilidad y confiar en que el acoso cesará? La respuesta es un rotundo “no”. Es evidente que están dispuestos a hacer lo que sea para perjudicarme y evadir la responsabilidad de sus acciones. No aceptaré la culpa por algo que no hice, especialmente cuando las autoridades no cumplen con su deber y no asumen sus errores.

A veces, deseamos no juzgar a los demás, pero al analizar los hechos, es raro equivocarse al hacerlo.
A veces, deseamos no juzgar a los demás, pero al analizar los hechos, es raro equivocarse al hacerlo.

Además, el Ministerio Público también se ha involucrado en esta situación. El junto con mis victimarios me han chantajeado para que retire mis denuncias contra mis agresores. Han propuesto la posibilidad de afirmar falsamente que la supuesta víctima recibió compensación por los daños y que estoy dispuesto a admitir mi culpabilidad a cambio de una sentencia reducida. Este intento de chantaje se basa en quererse aprovechar de mi deseo de salir de la cárcel y regresar a casa, algo que no estoy dispuesto a aceptar. Además, han presionado a mis abogados para que me sugieran que me declare culpable y evitarme ir a juicio, pero he mantenido mi posición con firmeza.

La problemática con el Ministerio Público no es un incidente aislado. Mi historia previa con él se remonta a hace años, cuando lo denuncié por falta de acción en casos en los que yo era víctima y donde buscó los medios para retrasar el procedimiento, y ahora toma otro giro al encontrarme en el lado opuesto como imputado. El Ministerio Público ha encontrado la motivación que le faltaba en mis casos para hacer su trabajo que no quiso hacer cuando yo era la víctima, pero esta historia merece ser compartida en otro momento.

En resumen, aunque alguien que valore su libertad podría considerar un acuerdo abreviado, para alguien con principios y sed de justicia, demostrar la inocencia es fundamental. He estado en búsqueda de esta justicia durante casi un año y medio, y espero finalmente encontrarla por lo que espero que no me sentencien injustamente.

Pensamientos, Versos y Mas

Mi Vida y Experiencia

Capítulo 3: Emprendimiento Inicial

En el capítulo anterior, vimos cómo mi hermano, con una voluntad inquebrantable, superó las adversidades de su juventud y emergió con la determinación de cambiar su destino. A pesar de

Leer Mas »

2.2 Proceso Mental y Creativo

Desde el inicio, la historia de mi hermano ha sido una trama de superación y realización personal, siempre matizada por la sombra de la adversidad. Antes de sumergirnos en el

Leer Mas »
4.3 Documentos Fundacionales

La travesía de mi hermano hacia la fundación de su empresa no era solo un desafío empresarial, sino también una proeza de determinación y coraje.

Leer Mas »
4.1 Establecimiento Formal

La historia de mi hermano, llena de esfuerzo, dedicación y un incansable ánimo por hacer realidad sus sueños, llega a un momento cumbre en su

Leer Mas »
3.2 Toma de Decisiones Iniciales

Recorriendo el camino trazado por las metas y aspiraciones de mi hermano, el inicio de su emprendimiento se fortaleció sobre bases de ambición envueltas en

Leer Mas »
lexmali.com

lexmali.com

Leave a Replay

About Me

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Nuevas Publicaciones

Sígueme en Facebook